Bienvenid@ al blog de tek0. Aqui te espero puntualmente para leer mis crónicas de las carreras que participo, entrevistas a atletas de todos los niveles. Todo atletismo, para todos

martes, 29 de abril de 2014

crónica del maratón de Madrid 2014, la realidad superó al mejor sueño

Lunes 28 de Abril, hemos pasado el 27 y con ello el maratón de Madrid. El tan mencionado maratón, la carrera madre de todas las carreras con sus 42,195 m, con todo lo que conlleva ha pasado, y puedo decir personalmente que ha sido una de las mayores experiencias que he vivido jamás. Cada maratón ha sido para mí especial, una prueba de esfuerzo, un desafío mas en la vida, un incentivo para sentirte agusto y poder disfrutar, aunque este para mí ha sido el mas emotivo que he vivido.

Boliche finalmente no pudo correr el maratón, noticia triste y desgraciada, pero bueno este parón le servirá para coger fuerzas y renovar energías, nos espera dentro de unos meses otra experiencia SEVILLA. Menciono dicha ciudad pues lo mismo hasta se le olvida jajaja ,seguro que no.

Boliche ha sido uno de los grandes protagonistas de este día, ya veréis porque. El otro protagonista ha sido Lucinio, atleta de Ventas Con Peña Aguilera, artista que no estaba previsto en este viaje, pero que la casualidad, el destino ha querido que el para mí y yo para él hayamos sido igual de importantes, al menos yo hablo en mi persona y creo que el pensará como yo.

Comenzamos con la crónica.

Suena el despertador a eso de las 5:18 min de la mañana, me despierto con una sonrisa, me levanto de la cama y comienzo a sentir y respirar maratón. Es el día, ese día ansiado y soñado desde hace meses, ese día que está marcado para mi gloria personal o para un hipotético ´´fracaso´´ , nunca se sabe, pero como siempre hay que pensar positivo, siempre he pensado que era el día de mi 5º maratón.

Bajo al buffet del hotel Convención y mi sorpresa es que no veo a nadie en la sala de espera, cuando de pronto un atleta que estaba ahí medio tumbado en un sillón me saluda, yo sin verlo en principio me vuelvo algo loco jaja, comenzamos a charlar mientras abrían el comedor, íbamos soltando nervios y cada pasito que se iba dando era uno menos para el comienzo del día.

Tras desayunar, me subo a la habitación, comienzo a preparar la mochila con lo que me voy a llevar a la zona de salida, allí me espera Boliche junto a mis padres.

BmLLpVzIMAEjo7D

Todo listo, todo preparado, comienzo a bajar hacia la calle, miro al cielo y veo sol, mucho sol, va hacer un buen día, una imagen muy distinta comparado al día anterior y sobre todo a la noche, unos nubarrones tremendos, amenazaban con descargar lluvia, pero finalmente hizo sol.

Llego a la zona de salida, allí ya hay un ambiente increíble, atletas correteando de un lado a otro, colas en los servicios portátiles esperando para echar nervios o lastre, a saber jaj. Es el día D y la hora H, el camino hacia la gloria cada vez mas cerca.

Una vez que encuentro a mis padres y boliche, comienzo a prepararme, empiezo a quitarme ropa, a darme la crema en todos los sitios que hemos de darnos, ya sabéis, quizás corriendo no notes nada, pero en la ducha se nota bastante la sensación de las rozaduras.

Mi dorsal daba en el cajón 5, el de boliche en el 2. Hicimos el cambiazo y me metí con su dorsal, una vez dentro nos lo pasamos a través de la valla y ya esa jeje. La verdad que cuanto mas adelante estés ya vas ganando algo de tiempo y sobre todo que a la salida puedes correr y sin pararte por culpa de la multitud de personas. Allí esperando aparece como de la nada Lucinio, nuestro compañero venteño, nos saluda y se mete por debajo de la valla, ya estamos dentro jeje. Hablamos del tiempo que mas o menos tenemos previsto y nuestro camino es muy similar, por lo tanto me dice que si quiero podemos ir juntos, por mi encantado, claro.

El inesperado compañero de viaje y yo ya empezamos hablar de lo que puede ser la carrera, de lo que puede venirnos a favor o en contra, todo sea por no pensar en nada y para que el tiempo se nos pase antes. En un maratón es complicado que todo salga como tu quieres, por lo tanto, una cosa es lo que pensábamos y otra lo que podría pasar en carrera. Antes de partir nos hacemos una foto y ya preparados para la salida.

P4270100

La tensión se mascaba entre los atletas, la ilusión, los nervios, había gente mirando hacia el abismo, seguramente acordándose de todos los santos habidos y por haber, era el día, el momento y todo el atleta preparado para salir tenía un objetivo sea cual fuere.

Las 9:00 de la mañana llegaron y con ello la salida

miles de corredores por un sueño, el día D y la hora H, llegó y con ello arrancamos como uno de tantos. Respirando euforia, escuchando gritos entre los atletas, cada cual intentaba de una manera disfrutar o celebrar lo grandioso de este día.

La verdad que pronto comienzo a marcar mi ritmo de maratón, las piernas me llevan muy pronto, empiezo a encontrar esa zancada mía, esa zancada que no he encontrado en las carreras previas a este maratón a excepción de la carrera popular de la Esperanza. Por fin la cosa sale bien, pronto miro mi reloj y él también me dice que ese es mi ritmo, reloj y piernas unidos de la mano llevándome camino de mi gloria particular o mas bien de la nuestra.

Comenzó nuestra aventura, Lucinio me va contando como ve la salida, lo que siente en estos primeros metros y la verdad que sueltas adrenalina, estás eufórico y sin saber que va pasar ya casi estás pensando en el año que viene jeje. La primera parte del recorrido nos lleva hasta las torres Kio, es un falso llano pero que no te das cuenta prácticamente, estás muy fresco y subes sin problemas.

A partir del km5 mas o menos comienza el llano, ves que las piernas se van más rápidas de lo que deberían ir, pronto acordamos Lucinio y yo que había que amarrar un poco, quizás estas zancadas que diéramos de más nos podrían hacer falta para acabar. Los tiempos iban saliendo solitos, la verdad que me llevé en una chuleta apuntado los tiempos que deberían de salir cada 5 kms, los iba calcando o incluso superando, me daba moral el acercarme al maratón del año pasado y sabía que lo que pudiéramos ganar era tiempo que teníamos de ventaja para cuando llegara lo duro. No iba con esa ambición de hacer marca personal, pero uno siempre tiene esas ganas de bajar aunque solamente sea 1 si, yo ya soy feliz.

Seguimos corriendo por esas calles de Madrid, las piernas siguen yendo muy bien, cuando de pronto vemos una caída de una señora, es lo que suele pasar cuando la gente se cruza casi sin mirar y más porque iba un pelotón donde no daba tiempo a cruzar, pues esta señora cogió la liebre. Ya te paras, te sientes mal cuando tu no tienes la culpa y te corta tu ritmo de carrera, pero bueno son cosas que pasan y al menos esta señora no creo que a la próxima vez se le ocurra el cruzarse de esa manera tan chulesca.

Pasando avituallamientos, kms y sensaciones, todo marcha muy bien Lucinio y yo nos encontramos con otros atletas toledanos, el cual uno de ellos me reconoce del blog y demás y se pone a charlar con nosotros, era la primera vez que hablaba con él en persona y fue un gustazo en plena maratón.

Pasan los kms y nos vamos acercando a la media maratón, hasta ahí no hay ningún problema en el recorrido y se nota la suavidad del recorrido, suavidad dentro de lo posible en Madrid, claro está. A partir de la media maratón comienza a complicarse el recorrido, empiezan algunas cuestas, pronto nos meteremos en la casa de campo y a parte de que el recorrido se endurece, la ausencia de personas animando aún mucho más, lo que si añadimos un poco todo esto hace algo mas duro el recorrido.

Según vamos por la casa de campo, noto una sensación rara en las piernas, como debilidad, la verdad que pensé que me acojoné un poco, pensando que empezaba a sentir debilidad, pero cuando subimos una pequeña rampa y volvemos a un terreno más favorable las piernas vuelven a estar frescas, por lo tanto todo perfecto.

Cuando salimos de la casa de campo hay una rampa bastante dura, ahí era una prueba de fuego para saber como iba las piernas y si esa debilidad en ese momento era algo casual o empezaba a sentirme algo débil. Bueno pues nos animamos Lucinio y yo antes de afrontar esa rampa, es tremenda la dureza, ahí muchos atletas ya van andando, otros lo empiezan a pasar realmente mal, sin embargo Lucinio y quien les escribe subimos sin problemas, una vez coronada la rampa nos damos la mano como seña de que hemos pasado una etapa mas del maratón. Nos va quedando menos.

Seguimos hablando, comentando como nos encontramos, calculando tiempos y Lucinio me comenta que estamos haciendo una gran carrera, como es posible la cantidad de atletas que estamos adelantando, el crack, asombrado un poco jeje, yo creo que estábamos haciendo una carrera bastante inteligente, de menos a mas, todo estaba muy estudiado, el recorrido prácticamente lo conocía un 80 por ciento y la segunda parte, la conocía de memoria, por lo tanto sabía donde y hasta donde se podía llegar.

Comienza lo duro, ya llevamos unos 34 kms, Lucinio y yo vamos mirando por todos lados, deseando que boliche se pusiera rumbo con nosotros, lo echábamos de menos y sabíamos que su papel sería importante, pues los últimos kms es donde hace falta echarle mucho valor y él nos daría su fuerza para llegar  hasta el final.

Seguimos subiendo y ambos sonriendo, pero ya sabemos que fuerzas quedan las justas y que para mucho jolgorio no están. Aproximadamente en el km 37 boliche hace acto de presencia, sus gritos, sus ánimos, recuerdo que era el final de una subida y ahí estaba él dando gritos, animando y dando mucha fuerza. Nada mas vernos se viene con nosotros corriendo, me saluda muy afectuosamente y todos nos alegramos, el por vernos y nosotros por verlo a él.

De aquí hasta el km 42 y sus 195 m ha sido para mí algo muy muy emocionante. Siempre animando, recuerdo que me dijo, ´´ migue tu calla, no hables, solo escucha. Aquí tu eres el bueno, yo soy el malo, no lo olvides, tu eres el bueno, lo estas haciendo muy bien. Recuerda Valencia, recuerda las sensaciones, esa mascota del basket que te abrazó, esa fuerza de la gente con sus ánimos, eres un campeón.

Solamente con escribirlo me vuelvo a emocionar, ha sido para mí algo mas que gasolina, era ese ánimo que necesitaba escuchar y Lucinio unos metros por delante de mí seguramente también acogía ese ánimo como si fuera a él mismo. Boliche, vuelve a gritar, vuelve a jalearnos, nos va contando lo que nos queda, una recta y cuesta abajo para llegar a meta. Vuelve a gritar, vuelve a darnos fuerza, creo que cada atleta que escuchaba sus ánimos los agradecía como si fuera a él mismo, fue increíble. Pronto comienza a gritar que el año que viene nuestro reto será SEVILLA,  nuestra ilusión.

Las puertas del Retiro están cerca y aquí el espectáculo comienza a tomar más aliciente. Boliche saca de su mochila una bandera de España. El año pasado nos hubiera gustado entrar juntos en meta con ella, no pudo ser, el entró después que yo y no la pudo portar. Este año como las circunstancias han sido como han sido y como yo sé que le haría mucha ilusión, la preparé para algo así.

Boliche sacó la bandera y la gente se volvió loca, la llevábamos cogida por los dos extremos, íbamos pasándola por encima de los atletas, las personas jaleando ¡¡ ESPAÑA ESPAÑA ¡¡, nos sentíamos protagonistas y aunque no me gusta serlo, sentía que era algo que los dos merecíamos por todo lo que llevamos a nuestras espaldas, pero él lo merecía mas que yo, era el maratón que no ha podido correr tras muchos años haciéndolo y esa fuerza era para él.

La meta la teníamos mas cerca, Lucinio por delante nuestra, Boliche animándome, mis piernas ya no me daban para más, no podía ir a más y bajé un pelín el ritmo, ya veía el arco de llegada, ahí estaba mi gloria particular. Boliche dando voces, animando, ´´ahí lo tienes migue, ahí lo tienes, ya ya yaaaa´´

4M1J63_k7bbdxq2kz_164073812_16x24

Y por finnnn, llegamos a meta 3h 42 min 32 sg, 1 sg más que el año pasado, todo casi calcado, aunque la llegada y esos kms previos han sido más que un sueño para mi. Una vez cruzada la línea de meta nos abrazamos los tres como un auténtico equipo, lo hemos conseguido, he conseguido llegar, mi 5º maratón ya no es una ilusión, es una realidad.

4M1J63_v4g7wep0to_164101297_16x24

Tras salir de allí con nuestra medalla al cuello, recordando cada metro con boliche, recordando la carrera con Lucinio, viendo a mis padres, pensando en todas esas personas que se han preocupado por mí, en especial David Magán, la noche antes hablando con el dándome todo su ánimo, no se ha sido tantas personas que se han preocupado…..hasta que exploté llorando como un niño, ha sido muy importante para mí cada paso dado en este deporte. Recordaba mis comienzos, cuando tuve aquel percance y que casi me priva de volver a correr, recordaba mi primera maratón y pensaba que única, solamente quería conocer esa experiencia y ya, pero te das cuenta que donde mas agusto te sientes es en la larga distancia y tras la primera, vino una segunda, tercera, cuarta y ya quinta, para mí la realidad ha superado al mejor sueño.

Hasta aquí la crónica, espero que os haya gustado, es lo que viví junto a estos pedazo de personas y atletas y como no, compartirlo con vosotros que sois otro gran apoyo para mí. Ha sido una experiencia única para mí, he intantado acercarme a lo que sentí y viví aunque se que me he quedado muy muy lejos, pero al menos intenté haceros partícipes de ello.

Gracias a Boliche y Lucinio por esta gran experencia

Hoy recibí este gran detalle de Juanitec, hermano de David Magán, siempre atento, siempre al detalle

tekomaraton

Felicitar a David Magán por esa pedazo maratón que se marcó quedando entre los 20 primeros atletas, creo que el español 10, es tremendo lo de este chaval

También felicitar a todas las personas que llegaron a meta, y aún mas aquellos que por una u otra circunstancia no pudo, el año que viene tenéis que volver a intentarlo. Para mí será duro no salir en Madrid a correr el maratón 2015, pero es una decisión que ya hemos tomado. El año que viene será Sevilla, no se cuando, pero seguro que volveré.