Bienvenid@ al blog de tek0. Aqui te espero puntualmente para leer mis crónicas de las carreras que participo, entrevistas a atletas de todos los niveles. Todo atletismo, para todos

miércoles, 2 de julio de 2014

Nuria, sus primeras zancadas en el atletismo, su primera carrera de 10 kms.

Desde un pueblo de Alicante nos escribe hoy Nuria, nos cuenta su primera experiencia en el atletismo, su primera carrera tras sus primeros meses en la lucha. Es de agradecer ese espíritu deportivo, esa ilusión por el deporte y esa felicidad al contarlo.

A veces uno piensa que la entrada que está escribiendo es la última o de las últimas, pero siempre llega alguien que te da un motivo para seguir haciendo algo que te gusta y para no dejar de hacerlo, este es el caso.

Os dejo con su crónica de la carrera y también nos cuenta como ha empezado a sumar kms, un poquito de ella, Nuria nos invita a conocer a las ´´guerreras del running´´ y su pequeña y corta historia deportiva pero llena de grandes momentos. Poco a poco irá a mas y seguirá creciendo, el deporte y Nuria se han unido.

 

MIS PRIMEROS 10KM

Hola! mi nombre es Nuria, tengo 27 años.  Desde hace un par de meses era una persona la cual no hacia nada de deporte, mi trabajo también me quitaba mucho tiempo para ello (o lo que se suele decir)...un día decidí que debía hacer algo, cambiar de aire, despejar la mente, salir a practicar algún deporte, y cual iba a decidir hacer? pues ese el cual esta tan de moda,ese el cual puedes ver a mucha gente, de tarde-noche o de mañana bien temprano hacerlo; Decidí practicar running.

Me costo mucho decidir porque no tenia ningún conocido con el cual iniciarme en ello pero saque ánimos y decidí comenzar.Los primeros días fueron duros, días de volverme a casa habiendo echo un tramo muy pequeño pero no me importaba, al día siguiente salía con mas ganas intentando superarme.Cual fue mi sorpresa que en las redes sociales encontré un grupo de chicas que corrían, chicas las cuales también la mayoría corrían solas como yo pero entre ellas se animaban.No dude enseguida en pedirme una equitación y unirme al grupo. Me acogieron súper bien y eso poco a poco me dio mas motivo para seguir, seguir superándome en este deporte.

Pasadas unas semanas, unida a este grupo que por cierto se llama Guerreras Running, veía que hablaban mucho de una carrera, una carrera bonita, especial de hacer, una carrera de 10kms, en Santa Pola, junto al mar, en la cual participaba muchísima gente, unos 3000 aproximadamente. De repente pensé : Nuria, porque no te unes a ella? Pero luego decía... pero como voy a hacer yo eso? si llevo muy poco tiempo y seguro me quedare sola, o tendré que retirarme...

Estando sentada en mi puesto laboral, me vino algo a la cabeza, y eran las ganas que tenia de superarme cada día, las ganas de dar mas de mi y no lo pensé. Decidí apuntarme. Solo quedaban cuatro semanas para esa gran competición pero me dio igual, tenia que hacerlo, tenia que intentarlo.Cual fue mi sorpresa que una de las compañeras del grupo de Guerreras vivía muy cerca de mi, en un pueblo cercano al mío.

Recuerdo que simplemente me dijo:

- podemos quedar para entrenar...

Para mi eso fue estupendo, no iba a salir sola , iba a ir con alguien mas; Al principio tuve algo de miedo ya que Davinia, que así se llama esta compañera, llevaba mucho tiempo corriendo y no sabia si iba a poder seguirla.

Llego el primer día de entreno con ella, yo estaba un poco nerviosa pensando en que alo mejor haría algo el ridículo al lado de ella. Comenzamos a correr, todo iba bien, pero llego un momento que yo necesitaba bajar el ritmo y ella la veía que podía mas.

- Davinia, sigue tu ritmo, no te preocupes, luego al final nos encontramos.

Y cual fue mi sorpresa que su respuesta fue:

- Nuria, yo he venido a entrenar contigo, vamos ha terminar juntas, vamos a ir juntas a Santa Pola y te voy a ayudar a terminar esa carrera, voy a venir todos los días a entrenar contigo.

Dios mío, no lo podía creer. No podía ser que alguien que no me conocía, que me estuviera diciendo eso. Esa noche me fui emocionada a mi casa de oír esas palabras. Se lo contaba a todo mi alrededor lo que esa compañera, Davinia, me había dicho. Los días fueron pasando y nosotras seguíamos entrenando.

Yo cada día me sentía mejor. Me sentía súper cómoda quedando con ella para correr.Iba mejorando, mis piernas, mi mente, estaban mas seguras, me pedían mas...

Y llego el día, el gran día, el día de los 10kms.

Ese día me levante bien temprano, nerviosa, de aquí para allá sin saber que hacer exactamente. Llego la hora de la siesta, tenia que descansar un poco antes de marcharme hacia la carrera... ¿siesta? imposible!! era imposible poder cerrar los ojos y dormirme. Mis nervios estaban a flor de piel. Revise muchas veces el macuto, que no faltara nada.

Y llego el momento de salir de casa, tenia que ir al sitio donde había quedado con Davinia para irnos en busca de las demás chicas del grupo. Cuando llegamos al sitio donde habíamos quedado todas, mis nervios no aflojaban, nos montamos al autobús, (Davinia seguía sin separarse de mi, sentada a mi lado),ya no había vuelta atrás, solo quedaban menos de tres horas para que dieran el pistoletazo de salida de la carrera. Después de mas de una hora de bus aproximadamente, habíamos llegado a nuestro destino.

A todas nosotras nos había dado tiempo a inmortalizar momentos con fotos, nos pintamos en uno de nuestros brazos: SOY GUERRERA, hablamos de siguientes quedadas, nos reímos muchísimo, nos animábamos...Por fin llegamos a Santa Pola, recogimos nuestro dorsal, había que prepararse para el gran momento.

Puesto el dorsal, teníamos que irnos para el sitio en el cual comenzaba la carrera. Había muchísima gente, corredores y espectadores; Y nos colocamos en nuestro sitio de salida, todas juntas. Yo, Davinia, Merche, Cristina, Ana, Conchi, Soraya, Ainhoa, Raquel, ..... De repente, notaba que cada vez alrededor de nosotras había mas gente, claro! era casi la hora, los minutos estaban pasando.

Nerviosa, mi cara fue cambiando, estaba preocupada, no sabia si esa chica que hacia solo dos meses que estaba saliendo a practicar este deporte podía lograr terminar una carrera de 10kms; Mis compañeras lo fueron notando, todas me preguntaban, - que te ocurre? tranquila, lo vas a hacer bien. Me animaban a que no estuviera nerviosa pero era inevitable. Me temblaban las manos, las piernas...Al mismo tiempo los minutos iban pasando esperando la señal de la salida.

Y llego, la señal sonó.

Llego el momento, la gente contenta, un buen rollo por todos lados se respiraba, un buen ambiente, un ambiente perfecto. Aplaudían, se animaban unos a otros sin conocerse. De repente, notaba que la gente de delante de mi se movía, había comenzado la carrera pero con mas de 3000 personas era imposible comenzar directamente a correr bien.

Poco a poco nos fuimos dispersando, recibía golpes, la gente se cruzaba, adelantaban por un lado, por otro...Alrededor, gente, mucha gente, aparte de los participantes, mucha animando, aplaudiendo, era fantástico, me gustaba, esa sensación era estupenda. Pero era mas estupendo ir pasando Km., el 3, el 4, el 5 y miraba a mi izquierda y ahí estaba ella, era ella, mi compañera desde hace unas semanas, esa que el primer día me dijo que no me iba a dejar sola, Davinia.

En el Km. 8 mi cuerpo estaba cansado, mis fuerzas flojeaban, pero sabia que tenia que llegar, que solo faltaban 2 Km. para llegar a la meta, esa meta la cual me habían dicho que era súper bonita.

- Vamos Nuria, ya queda nada. Tu puedes! Me decía ella... sin parar de animarme.

Y llego el Km. 9, ahí estaba yo, solo me faltaba un Km. para llegar a mi meta, esa meta que para mi era un reto, un reto importantísimo después de todo el apoyo que había recibido por parte de mis compañeras de Guerreras Running. Pasados unos metros, doblemos una calle, y mirando hacia el frente ahí estaba, estaba la meta, mis fuerzas eran mas intensas aun habiendo recorrido esos 9kms anteriores y viendo que lo había conseguido, que yo había llegado hasta el final de la carrera.

Ahí estábamos nosotras, Davinia y yo, llegando a la meta, a esa meta a la cual ella me había animado tanto. Juntas, juntas íbamos a llegar a ella, sin separarnos. Y así fue, llegamos juntas, nos chocamos la mano y sonreímos. Lo había conseguido!! A partir de aquí, mi mente, mi cuerpo, parecían que no estaban. Cuando nos reunimos con las demás chicas, me miraban, me decían:

- Nuria, que estas aquí, lo has conseguido, mira a tu alrededor!

Nuria estaba en un sueño, no tenia palabras, no sabia explicar lo que estaba sintiendo en esos instantes, momentos los cuales tampoco quería que pasaran porque eran sensacionales. Ellas ahí, mis compañeras, mis amigas, dándome la enhorabuena sin parar, abrazándome, dándome besos, felicitándome.

Mis ojos no podían mas, tuvieron que soltar esas lagrimas las cuales tenia tantas ganas de demostrar mi felicidad de haber cruzado esa meta.Y ahí, a mi izquierda, estaba ella, Davinia, junto a mí, soltando también lagrimas de alegría, nos fundimos en un abrazo y fue estupendo.

Esta experiencia para mi ha sido muy importante, alegre, gratificante, especial, y todo gracias a ellas, a mis compañeras de Guerreras Running, a todas ellas

quiero agradecerles desde aquí el apoyo que me han dado desde el principio y lo bien que me han acogido a esta familia, y en especial a esa compañera la cual no me dejo de lado ni un solo instante, y ha hecho que este reto haya tenido un final feliz.

Muchas gracias Guerreras, muchas gracias Davinia.

Os quiero.

Atentamente, una guerrera mas, Nuria.

Hasta aquí su crónica y su carta de presentación, ahora a descansar y seguir adelante, no has echo nada mas que empezar y queda pues eso… todo por vivir jeje.

La unión de todas ellas al final hizo un gran marco deportivo, el fruto de entrenamientos, los sueños de tantas chicas se cumplieron.

Gracias por tu colaboración y ya sabéis, sigue tu ritmo y llegarás a tu meta