Bienvenid@ al blog de tek0. Aqui te espero puntualmente para leer mis crónicas de las carreras que participo, entrevistas a atletas de todos los niveles. Todo atletismo, para todos

lunes, 10 de noviembre de 2014

Para los que vais a Valencia… ¡¡ SUERTE ¡¡

Después de casi 365 días uno recuerda con mucha morriña aquel pasado maratón de Valencia, ufff que recuerdos madre. Hoy quiero escribir para recordar esos momentos pero sobre todo para dar ánimos a todas las personas que vais a ir a competir y especialmente a quien vais a correr el maratón por primera vez, especialmente para dos guerreros Tony y Alfredo que se van a estrenar en la distancia.

Cuando tomé la decisión de correr este maratón fue tras estar lesionado, tras ver la luz tras esos dolores que me tuvieron tocado dos meses y que tras contarme Boliche y su cuñado su experiencia allí les prometí que si las lesiones me respetaban allí estaría. Pasó el tiempo, se preparó y allí nos presentamos boliche y yo.

Valencia nos recibía con nublados y cierto airecito que la verdad no esperaba, una vez dejadas las cosas en el hotel fuimos a por los dorsales, a mezclarnos entre gentío, entre sudor jeje parecía verano en esa feria del corredor pero bueno estaba bien dar una vuelta y ver los artículos de cerca y los precios de lejos, podéis imaginaros el motivo jeje.

Entre cierto descanso, aparte de torear a los dolores de estomago producido por los nervios normales ante una cita de tal características afrontábamos las últimas horas del sábado. Cada vez menos horas para la cita que durante meses llevas esperando con ilusión.

El día había llegado una vez llegado a la zona de salida veías a gente riendo, olías a réflex, escuchabas mucho ruido, música, helicópteros volando…. vamos el maratón estaba ahí. La salida es espectacular miles de personas corriendo, miles animando, música, calor por momentos, por momentos frio muchos contrastes diferentes hasta que llegaba el mayor de los enemigos, la humedad. Nunca olvidaré esa sensación en el km 32 donde las piernas no me iban, era una sensación horrible y que jamás había sentido, en meta me dijeron que era producto de la humedad. La llegada es increíble aunque aquí os dejo a vosotros que lo viváis y después si queréis contarlo estaremos encantados de que lo compartáis con nosotros.

envidia mucha envida me dais, aunque pronto volveré… mientras tanto disfrutar, vivirlo y si no habéis quedado hartos de la distancia seguro volveréis a enfrentaros a esos 42,195 m