Bienvenid@ al blog de tek0. Aqui te espero puntualmente para leer mis crónicas de las carreras que participo, entrevistas a atletas de todos los niveles. Todo atletismo, para todos

lunes, 27 de abril de 2015

crónica Maratón de Madrid, mi 7ª maratón

Mirando al cielo, así seguramente nos levantamos la gran mayoría de atletas ayer domingo para disputar la Maratón, media y 10 kms. El motivo ya lo sabéis, el agua que tanto nos hace falta no pudo esperar unas horas más y se adelantó a nuestra salida, pero bueno somos atletas, no hay excusas ni peros.

Llegamos a la zona de salida, allí pronto viene Boliche y Germán. Boliche saldría desde el km 20 aunque finalmente se adelantó y salía un km antes. Germán haría su primera maratón. Cuando uno llega a la salida y empieza a escuchar la música alta, empieza a oler a réflex, ver colas en los baños, risas, gente calentando no hay duda, estamos ante algo grande o muy grande.

Llegaba sin presión pero con ganas de hacerlo bien. Tenía una espinita clavada del año anterior pues los últimos tres o cuatro kms pese a no ir mal no fui todo lo bien que me hubiera gustado, por lo tanto este año intentaría llegar mas fuerte y mejor a esa zona, aunque lo que quería hacer era disfrutar, ya había hecho todo en Sevilla dos meses atrás, por lo tanto era mi particular homenaje que me quería dar.

Nos hacemos la foto antes de comenzar, Boliche se quedaba con mi familia esperando a ese km para acompañarme y Germán se iba a su cajón, el número 5, yo me metí en el mío correspondiente el 2.

Ya dentro del cajón, con Boliche en nuestro último momento antes de volvernos a ver, esta vez corriendo. Momentos donde me animaba, donde nos despedíamos, donde las risas se mezclaban con los típicos nervios antes de salir.

Ya sólo dentro empezaba a estirar, chispeaba un poco y solamente quedaba unos minutos para salir, momento de quitarme el chubasquero y que fuera lo que Dios quisiera.

De pronto escucho el pistoletazo de Salida y empiezo a ver la gente nerviosa por salir lo antes posible, aun queda unos 60 m para pasar por el arco, sigo andando y mirando al cielo, se me vienen muchos momentos vividos en las últimas semanas en la familia, se me vienen momentos vividos en otros maratones, anécdotas, el apoyo de la gente, de los míos, no lo pude evitar, salí emocionado por todo. Estaba en mi distancia, a pocas horas de conseguir otra medalla, era feliz.

Por fin paso por el arco y empiezo a dar mis primeras zancadas. Aquí lo de siempre, la gente haciendo zigs zags, nerviosa, empujones y…. lloviendo. A poco de empezar a coger un ritmillo me encuentro con Roberto Tante, estaba orinando en un árbol jejeje lo reconocí de espaldas y claro que era él. Seguí a mi ritmo pero miraba atrás, esperando a que llegara a mi para saludarlo, al fin llega, nos abrazamos corriendo, hacia muchos meses que no nos veíamos y el maratón era un buen sitio para reencontrarse. Compartimos 5 kms donde hablamos de maratones, de entrenamientos un poco de todo. Poco después me dice que va seguir un poco mas adelante, quiere bajar de su tiempo 3:38 si mal no recuerdo, le animo a que siga yo lo tenía claro iba a disfrutar y de momento no me movía del 5:20 5:15 vamos ni de broma jej.

Me quedo solo, bueno no, iba miles de atletas a mi lado uno siempre iba en buena compañía. Iba descontando kms para el reencuentro con Boliche. No me movía de mis treces, seguía al ritmo previsto y me tenía que refrenar en alguna ocasión pues sin darme cuenta me ponía a un ritmo superior y aunque iba muy agusto quería llegar lo mas entero posible a la segunda parte del maratón que para mí empieza desde la salida de la Casa de Campo.

Seguía lloviendo sin cesar, madre mía empapado, temía las rozaduras, lo demás no me importaba mucho. Teóricamente quedaba 1 km para reencontrarme con Boliche, pero de pronto empiezo a escuchar mi nombre y un personajillo animando sin parar, ¡¡¡ siii ¡¡¡ ahí estaba Boliche junto con mis padres y mi tío Carlos. Desde ahí se une a mí, fue un momento muy bonito, aparte en la puerta del Sol era un buen marco y tengo la suerte de tener este gran video que cada vez que lo veo te entra un hormigueo que buff….

km 19, Boliche se une y nos vamos a por el resto del maratón

Nos saludamos y me dice que me encuentra muy bien, muy entero. Su ánimo te hace venir aún mas arriba y empezamos a correr en compañía y de ahí hasta el final. Pasamos por la pancarta de la Media Maratón y la verdad ni miro el tiempo que hice hasta ese paso. Para mí el mejor tiempo era que mis piernas iban muy bien y que ya iba quedando menos para el final.

Seguimos bajando de kms, ya estamos en la Casa de Campo, una zona muy sufrida siempre para los corredores, el poco público en esa zona y los  kms en las piernas pueden hacerte jugar una mala pasada. Aquí empieza a ser fundamental el tema psicológico. Salimos de la Casa de Campo y ahí está la Cuesta del Ángel, para mí aquí empieza el maratón y aquí era el momento de hacer el resto del maratón algo mas rápido y lo hice así porque las piernas me lo permitían, había muchas razones para creer que podía bajar el tiempo, aunque no soy consciente de ello hasta que no me quedan 4 kms, tampoco lo pensé ni quise pensarlo, quedaba mucho.

Poco después Boliche sigue marcándome el ritmo, me sigue animando y seguimos hablando, de risas. En esta parte adelantamos a dos compañeros de Puerta de Bisagra, nos animan al pasarles y en esta pequeña bajada me noto que las piernas no es que vayan bien, es que van sublimes. El resto de complicaciones las subo muy bien, Boliche va marcando el ritmo y su ánimo hace que sea la mejor gasolina. Ya no queda nada.

Ahora nos metemos en esa zona donde el año pasado tuve que bajar un pelín el ritmo y este año llegaba a esta zona muy bien, con fuerza y con ganas de reventarla. Adelantamos a muchos corredores, esquivaba a corredores metiéndome por los charcos, me daba igual mojarme mas de lo que ya estaba, quería bajar aunque fuera un segundo mi mejor tiempo en Madrid y ya lo tenía en las manos.

Nos metemos por la puerta del retiro y bueno aquí le digo a Boliche que si estaba aquí y así de fuerzas era por el gran esfuerzo que hizo para ayudarme, le notaba muy contento, fueron momentos muy bonitos para los dos, fueron unos momentos más juntos de tantos que llevamos y que nos quedan aún por compartir. Vemos los arcos, nos damos la mano y entramos juntos así.

3 HORAS 35 MIN 20 SG, superé mi mejor tiempo en Madrid que lo tenía en 3horas 42 min 31 sg. Reencuentro con la familia, mis padres, mi tío Carlos, mi tía Sagrario y aquí una foto con mi prima Lucía.

Al poco del reencuentro comienza el auténtico diluvio. Germán entró poco después, aunque yo ya me fui a duchar al hotel para adelantar tiempo y evitar futuros constipados.

Acabó el maratón, quien me iba a decir que fuera a vivir esta gran experiencia. Felicitar a todas las personas que llegaron a meta, a los que lo intentaron, a los que por unas u otras razones tuvieron que dejarlo. En este maratón épico no me podía olvidar de la gente que animaba, toda empapada y no paraba de dar fuerza, Madrid fue mucho mucho Madrid.

La medalla ya descansa en mi habitación, con sus nuevas amigas, todas acompañadas de grandes recuerdos y todas fuerzas para mí para un nuevo maratón que será cuando tenga que ser.  Ya son 7, una aventura que  si me lo llegan a contar hace años me troncho de risa.

 

Ahora a descansar unos días de correr, ahora llega turno para otro maratón, esta vez de música, para recuperarnos de una batalla y meternos en otra, ahora VIÑAROCK.

mientras tanto…SIGUE TU RITMO Y LLEGARÁS A TU META